[... ahora voy, y me desato del mástil.]

   

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Blogs

Ciencia15
Días Estranhos
El juego de Ender
La biblioteca de Babel
Por la boca muere el pez
Protoastrónomo
Sin que sirva de precedente
The night of the hunter
Una cuestión personal
Ventanas
Weblog de una mujer gorda


Vínculos

Sr. Bodán


Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > Sí había jabón

[Sí había jabón]

Llevo unos días pensando en el post de Martin Pawley sobre esas cofradías de mariscadores que han aceptado las tesis del Gobierno sobre la marea negra del Prestige y que renuncian a sus conciencias por no sé que motivos.
No voy a ser tan vitriólico como Pawley, ni voy a mostrar mi vergüenza, mi rabia y mis tripas. Mejor me voy al Caribe, oigan. Porque todo esto me recuerda al doctor Juvenal Urbino, con su traje de lino blanco, la leontina surcándole el vientre y los espejuelos eruditos de montura de oro. Más exactamente, me recuerda a una crisis que sufrió el matrimonio del buen doctor, y que acabó más o menos como el incidente que nos preocupa.

Sucedió que, una mañana después del aseo, el doctor despertó a su mujer con un comentario medio para sí, medio para la batalla: “hace como una semana que me estoy duchando sin jabón". Su mujer, arrancada del sueño por semejante insolencia, y en el momento del día que más odiaba, montó en cólera. Sabía que no había jabón en el cuarto de baño, pero desde hacía tres días solamente. Lo de su marido no era más que una provocación para herirla, y ya estaba harta. Le gritó que desde luego que había jabón y tuvieron una bronca tan morrocotuda que estuvieron meses sin dormir bajo el mismo techo, y si alguna vez coincidían en la casa, procuraban evitarse. Todos temían por el futuro del matrimonio. La cosa estaba bien enconada, él prometía reconciliación a cambio de una confesión de su mujer y ella decía que no habría perdón si él no admitía que había mentido para hacerle daño. Figúrense.

Una noche, el doctor Juvenal Urbino entró en el dormitorio conyugal mientras su mujer estaba en el baño. Aprovechando la ausencia, el doctor se tendió un ratito sobre la cama que tanto añoraba y cerró los ojos. Cuando su mujer regresó, lo encontró dormido. Hizo todo el ruido involuntario que pudo para espantarlo, pero fue en vano. Entonces, se puso a sacudirlo con urgencia y le pidió que hiciese el favor de marcharse de inmediato. Él, entre sueños y sin abrir los ojos dijo: “déjame aquí; sí había jabón”. No volvieron a hablar del asunto.

Pues eso, ahora jueguen ustedes solos a las alegorías entre esta rendición y la claudicación de las cofradías. A mi ya me da asco.

Por cierto, no se conformen con esta versionzuela de la pelea del doctor y su mujer, vayan a las fuentes: El amor en los tiempos del cólera, de García Márquez, ya verán.


2003-08-07, 00:54 | 8 COMENTARIOS





Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yogurtu.blogalia.com//trackbacks/10418

Comentarios

1
De: Martin Pawley Fecha: 2003-08-07 07:50

Qué bien cuenta las cosas usted, pardiez!



2
De: Ender Fecha: 2003-08-07 17:16

Como me comentaba Vd. el otro día, sobre el niño rubio aficionado a meter corderos en cajas de cartón.. iremos a las fuentes.

Que bueno eres capullo!!



3
De: Yogurtu Fecha: 2003-08-08 02:15

Señores, también se puede criticar, caramba. Que así no se avanza. :-)



4
De: La leñera Fecha: 2003-08-09 10:42

Me rindo ante su erudición estimado Yogurtu; he de reconocerlo... En el caso que nos ocupa: el problema de los espejuelos, como yo lo llamaría.
Si alguien, pongamos un doctor, usa espejuelos en vez de anteojos no podrá ver más allá de sí mismo, una limitación que supondrá pan para hoy y chapapote para mañana.
Con calzador, debo reconocerlo.



5
De: Yogurtu Fecha: 2003-08-09 18:21

Estimada Leñera, he de reconocer que ha logrado hacerme dudar. Cierto es que anteojos es una palabra más común e inmediata. Entonces, me pregunto ... ¿me habré inventado lo de los espejuelos? Qué borchorno, ¿no?

Para comprobarlo, he consultado el DRAE(no desarrollo las siglas porque intuyo que debe ser herramienta habitual en su trabajo ¿me equivoco?) y he comprobado que la última acepción de la entrada espejuelo dice lo siguiente:

12. m. pl. anteojos(II gafas)

Queda despejada la duda. No así las playas de la Costa da Morte, donde el chapapote de hoy se ha llevado el pan de mañana.



6
De: Yogurtu Fecha: 2003-08-09 20:04

De todas maneras, la interpretación que hace usted tiene bastante miga. Me quedo pensando.




7
De: Algernon Fecha: 2003-08-09 20:06

Pensemos :D



8
De: La Leñera Fecha: 2003-08-10 12:53

Estimado Yogurtu, compruebo con agrado cómo a las 11:04 descifró el juego semántico que la turbación de la duda le impidió reconocer a las 9:21 (malísima hora en cualquier caso).

Siga reflexionando, no se apure, y mientras tanto buscaré en ese Diccionario RAEliano que nos une hasta encontrar una definición de espejuelo que me excite más... Sí, definitivamente, las acepciones 8 y 9 llaman la atención por su escatológica sonoridad.

Le parece un tema adecuado para su próxima comunicación? Con su pluma y su verbo no dudo de que una reflexión suya sobre la crueldad y la escatología del DRAE no podrá pasarse por alto...

Es una idea



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.60.91 (f41ee25f3d)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?


© Yogurtu