[... ahora voy, y me desato del mástil.]

   

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Blogs

Ciencia15
Días Estranhos
El juego de Ender
La biblioteca de Babel
Por la boca muere el pez
Protoastrónomo
Sin que sirva de precedente
The night of the hunter
Una cuestión personal
Ventanas
Weblog de una mujer gorda


Vínculos

Sr. Bodán


Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > Con un poco de azúcar

[Con un poco de azúcar]

Durante algún tiempo, Mary Poppins protagonizó mis fantasías más sórdidas. Me atormentaban las habilidades que le suponía a aquella mujer, capaz de sacar del bolso el artilugio más insospechado. Si supieran ustedes lo que habría dado por oír a la señorita Poppins riéndose y arrancándome la camisa, por verla mordiéndose los labios y lamiéndome los dedos. A menudo me la imaginaba sodomizada, corriéndose y cantando, casi en un susurro: "con un poco de azúcar/esa píldora que os dan/la píldora que os dan/pasará mejor".

Hoy recordaba todo esto mientras me proponía escribir algo para el aniversario de la catástrofe del Prestige. La asociación de ideas puede parecer un poco retorcida, pero reparen en la gran enseñanza que esconde la canción de mi entonces deseada institutriz. No importa el descaro de la mentira, lo inmundo de la afrenta o lo humillante del chantaje: quien sepa poner un poco de azúcar encontrará siempre un ingenuo, un pusilánime o un cobarde (respectivamente) dispuesto a tragarse la píldora.

Desde las últimas elecciones municipales y desde que me enteré de algunas rendiciones de las que ya he hablado, la dulce fantasía de Mary Poppins ha dado paso a las pesadillas más atroces. En ellas veo a un señor de corbata que mete mareas negras en una chistera y las hace desaparecer. Un tipo repugnante que se ríe mientras me rasgo las vestiduras y que se relame y se chupa los dedos mientras planea el triunfal mitin que dará en la próxima festa do marisco. Un alto funcionario chapucero que me sodomiza y que, en el momento de correrse, casi sin resuello, se pone a cantar: "con un poco de azúcar...".

Pues eso, que gracias a un poco de azúcar, yo me tragué la píldora de un pueblo, el mío, que al final se dio la espalda a sí mismo.


Actualización: me permito puntualizar que una cosa no quita la otra. Espero que entre todos hagamos que nuestros caciques favoritos no puedan volver a traernosNunca Máis otro primer aniversario de nada. Se lo crean o no, está en nuestras manos.

2003-11-13, 08:20 | 7 COMENTARIOS





Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yogurtu.blogalia.com//trackbacks/12976

Comentarios

1
De: Vendell Fecha: 2003-11-13 09:39

Siempre volvemos a las bragas aeronáuticas de la Poppins, con su palomino, su goma cedida y su aspecto de reversible alante-atrás, afuera-adentro. Es el espíritu de esta sociedad.



2
De: Yogurtu Fecha: 2003-11-13 17:17

Pues sí, lo del Presidentérrimo Don Manuel en Palomares resulto ser una maniobra precursora. Ya entonces demostró su habilidad para dorar píldoras mediante la nada despreciable hazaña de azucarar toda una bomba.



3
De: Descalza Fecha: 2003-11-13 17:18

Fueron las píldoras del sueño. Les convencieron de "un mundo feliz" y ahora..es una auténtico asco. Azúcar de carbón de navidad.



4
De: Jaio la espía Fecha: 2003-11-16 07:18

Azucar=Poderoso caballero. Nada nuevo bajo el sol. Lamentablemente.



5
De: Yogurtu Fecha: 2003-11-17 17:15

Que los de arriba nos endulzan las cosas es cuestión conocida y superada. Lo que me duele es que sea el pueblo el que acabe metiéndomela doblada...



6
De: Murcia Fecha: 2003-11-23 06:01

Yo voté al PP hace dos legislaturas. Espero q aquellos gallegos q a pesar del Prestige han votado a ese partido lleguen a la misma reflexión a la q yo llegué y no vuelvan a caer en trampas de azúcar.
Confío en q ocurrirá pq estas cosas son cíclicas y no debemos culpar tampoco a la gente por algo q probablemente ellos mismos solucionarán en cuanto puedan.



7
De: Yogurtu Fecha: 2003-11-23 07:13

Es cierto, Murcia, no se debe culpar al pueblo de los errores de sus dirigentes y, como usted bien insinúa, la alternancia de partidos es algo inevitable.

No obstante, en mi opinión, el voto es un derecho muy serio que debe ser fruto de una reflexión, un acto de democracia que debe ser asumido y por el que uno debe estar dispuesto a rendir cuentas. Mi decepción (que no acusación) viene de la constatación de la falta de educación política, memoria y conciencia de unos votantes en los que tenía depositadas ciertas esperanzas.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.210.130 (ed9b5c55d1)
Comentario


© Yogurtu